1. El futuro de las pensiones públicas.

Las pensiones públicas son una de las grandes preocupaciones de la población española de cara al futuro. ¿Somos capaces de asegurar unas pensiones dignas para nuestros jóvenes?¿Qué tendríamos que cambiar, si la tendencia es que las pensiones públicas continúen disminuyendo año tras año? Si tuviésemos que buscar un punto de encuentro entre todos los profesionales de las finanzas que participan en el suplemento especial Pensiones del pasado mes de Diciembre de 2019, publicado por el prestigioso periódico El Economista, sin lugar a dudas lo podríamos descubrir en dos datos y una conclusión común:

“Nuestro país es la tercera de las potencias desarrolladas de la OCDE con mayor esperanza de vida de sus pensionistas mujeres.”

El primero de los datos, indica que la esperanza de vida ha crecido entre los ciudadanos y, especialmente, las ciudadanas españolas en las últimas décadas. En el caso de las mujeres, cuentan con una esperanza de vida de 21,3 años posteriores a su jubilación, cifra que aumentará hasta los 25,2 años de cara al periodo de 2060-65. Por otro lado, los hombres españoles cuentan con una esperanza de vida media de 18,1 años durante su periodo de jubilación, cifra que también se verá aumentada progresivamente hasta alcanzar los 22,5 años en el periodo de 2060-65. Nuestro país es, gracias a estos datos, la tercera de las potencias desarrolladas de la OCDE con mayor esperanza de vida de sus pensionistas mujeres y la primera de los países más potentes del entorno comunitario en el caso de los pensionistas hombres. A estos datos se le suma, por consiguiente, una caída de las defunciones de un 5,4% tan sólo en el último año.

En segundo lugar, los nacimientos caen a niveles que no se veían en el país desde el año 1941. Dice Francesc Durán, Director de Negocio de Previsión Social del Grupo Caja de Ingenieros, que “es posible explicar, en parte, este descenso de nacimientos por cuestiones culturales, pero es indudable que ha contribuido a ello razones de tipo económico como el crecimiento del paro, los bajos salarios y la precariedad laboral que hacen que la decisión sobre la maternidad se vea retrasada cada vez más.” Un dato que destaca de esto es el de que, en la última década, mientras los salarios han crecido un 17%, los gastos han crecido un 53% en el mismo periodo. A esto se suma una nueva bajada del número de matrimonios, que sigue cayendo en picado siguiendo la tendencia de los últimos años.

Dice Miguel Ángel Bernal, presidente del Comité Técnico de Comunicación de la AEPF, que “la combinación de ambas variables, envejecimiento y caída de la población activa, es una auténtica bomba que dinamita a futuro tanto la financiación como el sostenimiento de los regímenes de previsión social basados en sistemas de reparto.”

2. ¿Qué pasará con las pensiones de los autónomos?

“Los trabajadores autónomos jubilados cobran, de media, 523 euros menos que los asalariados en la misma situación, según un informe elaborado por la Unión de Profesionales y Trabajadores Autónomos (UPTA).”

Uno de los sectores más afectados por la caída de las pensiones en los últimos años y la inestabilidad de las mismas es el de los trabajadores por cuenta propia. “Los trabajadores autónomos españoles tendrán más complicado el mantenimiento de su poder adquisitivo una vez salgan del mercado laboral, como producto de las menores aportaciones realizadas a la Seguridad Social y la falta de obligación en nuestro país de que estos contribuyan a un plan de pensiones. En suma, este colectivo solo obtendrá un 42 por ciento de la pensión que percibirá un asalariado de similares ingresos.Los casos más graves, denuncia la asociación, se recogen en Galicia, cuya pensión media de jubilación es de 653 euros.

3. ¿Cuál es la solución al problema de las pensiones?

A través de esto, todos ellos llegan a una conclusión común: En España falta cultura financiera y la solución al problema de las pensiones se encuentra en una transparente y renovada Educación y Planificación Financiera. Hace falta reforzar la educación financiera, fomentar en la sociedad los conocimientos y las habilidades necesarias para gestionar correctamente nuestro dinero y controlar nuestro patrimonio de la forma más eficiente, con el fin de tener unas finanzas personales saneadas y una estrategia a largo plazo de cara a la jubilación. Los ciudadanos deberíamos empezar a tomar conciencia respecto al papel proactivo que necesitamos adoptar a la hora de planificar nuestra jubilación.

“Las pensiones son una necesidad social, no una necesidad política.”

Dositeo Amoedo, presidente de la Asociación de Educadores y Planificadores Financieros, se muestra ciertamente preocupado por el futuro de las pensiones públicas y se posiciona firmemente diciendo que asegurar una pensión digna requiere de una Educación Financiera sana y transparente que ayude al ciudadano a planificar su futuro y definir sus objetivos vitales, entre los que se encontraría tener una renta privada digna una vez llegada la hora de su jubilación. 

La planificación financiera es la base desde donde construir, modular y constituir el patrimonio de los ciudadanos, especialmente el de los trabajadores de todo signo. Uno de los principales objetivos de la planificación es precisamente la jubilación, más en una sociedad que avanza a pasos agigantados a un tremendo envejecimiento.

“Se está sustrayendo información sobre las pensiones futuras a familias, trabajadores y autónomos.”

4. ¿Qué puedo hacer para asegurarme una pensión digna?

“En nuestra asociación (AEPF) recomendamos cuatro estrategias de gestión de las finanzas personales que todo ahorrador, al margen de su edad y antes de decidir cuánto invertir y en qué productos hacerlo, debe seguir:

  1. La primera es planificar, programar en el tiempo para qué necesitaré dinero. Obviamente dentro de esta planificación está la jubilación, de hecho es la segunda necesidad u objetivo más importante después de crear o de apartar una liquidez para emergencias. Sobre esta estrategia insistimos mucho, porque es determinante en los resultados a largo plazo. Estudios como los de John Ameriks -Los efectos de la planificación en la riqueza de las familias (2003)- descubrieron que el tiempo dedicado a la planificación genera, de media, un 20 por ciento más de riqueza al año.
  2. La segunda es realizar budgeting y fijar primero el ahorro y después el consumo.
  3. La tercera, y por este orden, automatizar las decisiones de ahorro, si se planifica invertir 150 euros al mes para la jubilación que lo haga un automatismo.

Y la cuarta, no invertir sin un objetivo, y en el caso de la jubilación, el objetivo podría ser, por ejemplo, tener una renta privada de 2.000 euros al mes que me complemente la pensión pública. Después de realizar estas tareas tendremos la respuesta al cuánto de forma racional y muy motivada para pasar a la acción y aplicar una disciplina de ahorro que permita llegar al objetivo.”

De esta tarea se encargan los Educadores Financieros de Calidad. Se trata de profesionales cualificados que siguen la Norma Técnica de Calidad UNI 11.402 que trabajan codo con codo con los ciudadanos para ayudarles a mejorar su calidad de vida a través de la Educación Financiera. Actualmente, en la AEPF, tenemos abierto el plazo de inscripción a esta formación que dará comienzo el día 20 de Enero de 2020 y para la que todavía queda alguna plaza disponible.

“El tiempo dedicado a la planificación genera, de media, un 20% más de riqueza al año.”

Con respecto a los productos en los que invertir de cara a la jubilación, desde la AEPF se recomienda “no automedicarse”. Según Amoedo, “El producto es necesario, pero también hay que decir claramente que es más importante la forma en que utilizamos el producto que el producto en sí mismo, hay numerosos ejemplos de fondos de inversión y planes de pensiones con rentabilidades a largo plazo que la mayoría de sus partícipes no recogen en sus inversiones ¿Por qué? Porque la forma de invertir en ellos no fue la correcta, hemos de aprender cuál es nuestro rol cuando invertimos, hemos de conocer cómo nuestro cerebro nos juega malas pasadas en nuestras decisiones financieras, todo esto se sabe ya. ¿Y por qué no se aplica? Porque se necesitan profesionales que ayuden a aplicarlo. En nuestra asociación tenemos recogidas todas estas estrategias y herramientas que ofrecemos a través de un programa de educación financiera, que con la participación de los educadores financieros certificados, nos hemos puesto como misión ayudar a los ciudadanos en estas tareas y acompañarlos en el tiempo porque, en la mayoría de los casos, lo difícil es adquirir o cambiar los hábitos de consumo y de ahorro para conseguir los resultados planificados.”

7 enero, 2020

¿Qué va a pasar con mi pensión?

Índice: El futuro de las pensiones públicas. ¿Qué pasará con las pensiones de los autónomos? ¿Cuál es la solución al problema de las pensiones? ¿Qué puedo […]
14 octubre, 2019

Educación Financiera para los niños, ¿cuál es de verdad útil?

Índice ¿Qué es la Educación Financiera para niños? ¿Por qué es importante la Educación Financiera en el ámbito escolar? ¿Cuál es la Educación Financiera para niños […]
7 octubre, 2019

¿Qué es la Educación Financiera de calidad?

Índice ¿Qué es la Educación Financiera? Definiciones. ¿Por qué es importante la Educación Financiera? Objetivos. ¿Qué Educación Financiera proponemos desde la AEPF? Programa Yo Welfare. ¿Quién […]