Los fondos de inversión son una de las principales opciones elegidas por parte de las familias española para canalizar sus ahorros y de esta forma conseguir sus objetivos vitales. Ahora bien son muchas las familias y personas que tiene dificultad en valorar la bondad, los economistas preferimos decir eficiencia, de estos vehículos de inversión.

Lo primero a tener en cuenta es que un fondo de inversión es una Institución de Inversión Colectiva, significa que tiene que estar dado de alta en la Comisión Nacional del Mercado de Valores, CNMV y autorizada por la Comisión. Este vehículo está administrado y gestionado por una entidad gestora, sus activos y su cuenta corriente los custodia y se depositan en una entidad depositaria. La dos figuras, entidad gestora y entidad depositaria, deben ser autorizadas y registradas, la gestora por la CNMV, la depositaria por el Banco de España si es un banco y si fuese una Sociedad de Valores por parte de la CNMV. Por tanto y para que no haya problemas el partícipe, nombre que recibe quien invierte en el fondo, deberá siempre ver estos tres aspectos: registro del fondo, registro de la gestora y registro de la entidad depositaria.

Una vez que se ha comprobado los tres registros viene la elección. En este sentido lo importante es la categoría que el fondo tiene en cuanto a los activos en los que invierte. Estos activos serán los que darán al fondos tres aspectos fundamentales, los cuales son:

  • Horizonte temporal: periodo de tiempo al que la inversión en el mismo se vincula. En este sentido se suele hablar de:
    • Corto plazo: plazos inferiores a un año o año y medio.
    • Medio plazo: abarca un periodo de tiempo de aproximadamente entre tres y cinco años
    • Largo plazo: cuando las inversiones se estiman que se realizan con un horizonte de más de cinco años, normalmente hasta los diez años
    • Muy largo plazo: cuando las inversiones van más allá de los diez años
  • Periodo de maduración: plazo de tiempo estimado o previsto donde el partícipe puede sufrir pérdidas.
  • Riesgo: desviación de los resultados que en periodos inferiores al periodo de maduración deberá soportar el inversor, partícipe.

Todos estos datos deben venir en un documento denominado Documento Fundamentales para el Inverso, DFI. En la próxima aula financiera comentaremos detalladamente y de forma extendida este importantísimo documento.

Después de todo ello, registros y el DFI hay que tener presente una serie de aspectos fundamentales y la agencia de calificación Morningstar(1), una compañía que estudia y nos da datos sobre los fondos de inversión, recalca y los cuales cito textualmente:

La primera pregunta a la que tiene que contestar el inversor es si su fondo se encuadra bien dentro de la categoría que le hemos asignado. Esta cuestión es más importante de lo que parece porque un fondo es “bueno” en comparación con sus competidores. Ya os digo que el fondo suele estar bien categorizado, pero hay casos en los que la cartera del fondo es muy distinta a la de sus principales competidores. ¿Un ejemplo? Un fondo de pequeñas empresas españolas. La mayoría de los fondos dentro de la categoría RV España son de grandes compañías y, en consecuencia, es difícil hacer una comparativa válida

Para mi la mejor prueba de que el fondo está bien categorizado es la comparativa visual de su gráfico con el índice de referencia y la media de su categoría. Si difiere mucho, mal asunto y hay que analizar el fondo más en detalle.

Segundo test. «¿Ha batido mi fondo a sus competidores en al menos 3 de los últimos 5 años naturales? Obviamente podríamos exigir al fondo que bata a la media de su categoría en cada uno de estos últimos 5 años. Pero eso es quizás poner el listón un poco alto. ¿Por qué los últimos 5 años? Porque queremos analizar el comportamiento del fondo en periodos independientes. Queremos que el fondo obtenga buenas rentabilidades relativas de forma consistente.«

(…) Con el tercer test queremos evitar situaciones en las que el fondo pasa el segundo test, pero uno de los años en los que no ha batido a la media ha sido realmente horroroso. Queremos evitar esta situación. Por eso le vamos a exigir al fondo que haya batido a la media de su categoría en los últimos 5 años y que tenga al menos 4 estrellasen nuestro rating Morningstar, es decir está más o menos en el tercio superior de su categoría en términos de rentabilidad y riesgo. Este test nos permite además incorporar el aspecto riesgo en nuestra valoración.”

Hay poco que añadir a estas observaciones que nos hace la agencia de rating Morningstar. Evidentemente hay otras cuestiones, desde la Asociación estamos a su disposición para cualquier consulta o ayuda que podamos prestarle.

Javier Santacruz Cano

(1) https://www.morningstar.es/es/news/216232/c%C3%B3mo-saber-en-1-minuto-si-su-fondo-es-un-buen-fondo.aspx