Educación Financiera a los ciudadanos

El objetivo es capacitar a los ciudadanos para que adquieran competencias que les permitan conseguir sus propios objetivos de vida y los de su familia, definidos a lo largo de todo el ciclo vital y de acuerdo con sus prioridades y necesidades.

La educación financiera es una estrategia de política social, es mucho más que un curso. Sirve para cambiar el comportamiento, permitir acciones, salir del proceso de no toma de decisiones y convertirse en coprotagonistas del propio bienestar.

El Programa de Educación Financiera es un programa reglado a través de Normas Técnicas de Calidad (UNI 11.402 e ISO 22.222), con herramientas homologadas con dichos estándares como LifeMaps. Impartido por profesionales certificados por la AEPF.

¿Cual es la Realidad en Datos?

La ausencia actual de educación financiera generalizada en los ciudadanos genera enormes costes sobre las familias, las empresas y las Administraciones Públicas. Los estudios más recientes muestran cómo las finanzas personales son una de las fuentes de preocupación más importantes para los trabajadores. Al menos, el 25% de los trabajadores estadounidenses está en dificultades financieras severas, lo cual se traduce en un coste de, al menos, 20 horas al mes de reducción de productividad. En total, cada año se desperdician 7.000 dólares por trabajador.

Pero no sólo es un problema en el puesto de trabajo. Lo es, sobre todo, sobre la salud. Entre el 75% y el 90% de los exámenes médicos están relacionados con situaciones de estrés (hipertensión, insomnio, fatiga crónica…). Y entre el 60% y el 80% de los accidentes de trabajo son causados por estrés relacionado. Por si fuera poco, el 10% de la carga de trabajo de los departamentos de Recursos Humanos está relacionado con demandas de trabajadores con problemas financieros.

¿Qué preguntas podemos responder a través de la Educación Financiera?

¿Qué necesidades de protección económica tiene mi familia?

¿Terminaré de pagar mi hipoteca antes de jubilarme?

¿Por cuántos años seguirán mis hijos en casa? ¿Cuánto necesito para que estudien?

¿Se pueden reestructurar las deudas? ¿Cómo?

¿A qué edad me podré jubilar? ¿Cuántos años tendré? ¿Será suficiente?

¿Cómo puedo proteger mi dinero de la inflación? ¿Cómo sé cómo diversificar mis inversiones y controlar el riesgo?

¿Cuánto cuesta mi casa ideal y cuándo podré comprarla?

¿Qué significa, desde un punto de vista económico, tener 30, 40, 50 años, separarse, tener un hijo, querer comprar una casa, envejecer…?

¿El presupuesto familiar es sólido hoy en día? ¿Y mañana?

¿Cómo debo organizar los recursos económicos y financieros para lograr mis metas en la vida?

Programa yo welfare de educación financiera

Por estas razones, es necesario invertir tiempo y recursos para establecer programas de educación financiera. En este sentido, nuestro programa “Yo Welfare” se desarrolla alrededor del concepto de “ciclo de vida” y trata sobre los eventos y situaciones que tienen que afrontar las personas en la vida desde un punto de vista económico-familiar.

Es, en resumen, un proceso de creación de nuevos hábitos que permitan protegerse a sí mismos y a la familia en el presente y en el futuro.

  1. BUDGETING.
    Estrategias para maximizar el ahorro.
  2. PROTECCIÓN.
    Pensar y planificar la protección de la familia en el presente.
  3. JUBILACIÓN.
    Por qué y cómo planificar el futuro personal.
  4. ENDEUDAMIENTO.
    Los objetivos inmediatos y cómo se deben financiar.
  5. INVERSIÓN.
    Cómo optimizar los recursos presentes y futuros para alcanzar los objetivos vitales.

A lo largo del programa, el educador financiero seguirá los siguientes pasos hasta obtener tu “Proyecto de Vida” que será la guía que te ayude a conseguir los objetivos vitales.

1

Definir el Ciclo de Vida Familiar

2

Cuantificar los objetivos vitales presentes y futuros

3

Analizar y optimizar la situación financiera

4

Valorar y controlar la estabilidad económico-financiera

5

Planificar las áreas de necesidad señaladas

6

Confirmación final y entrega del proyecto
de educación financiera

7

Seguimiento y acompañamiento del proyecto

Para las familias, un proceso de educación financiera que suponga invertir tiempo en hacer su proyecto personal y seguirlo a lo largo del tiempo, le ayuda a generar más ahorro y riqueza, concretamente hasta un 20% según los experimentos más recientes (según la investigación “Consumer Spending Self-Control Effectiveness and Outcome Elaboration Prompts”, 2012).. Un estudio de la Universidad de Maryland, ha confirmado que más de la mitad de los encuestados, ha obtenido los siguientes beneficios, después de participar en un programa de Educación Financiera de Calidad:

Resultados para los Ciudadanos

1 %

De los trabajadores definieron sus necesidades económicas en su jubilación.

1 %

Desarrollaron una planificación financiera para su familia.

1 %

Redujo su exposición a la deuda.

1 %

Tomó una decisión de ahorro para la jubilación.

1 %

Ha mejorado el uso de las tarjetas.

QUÉ INCLUYE EL PROGRAMA DE EDUCACIÓN FINANCIERA- YO WELFARE

FASE 1

Acceso Gratuito al Programa Online de formación en Educación Financiera.

FASE 2

Trabajando mi proyecto de Proyecto de Vida, valorado en 218 € (impuestos incluidos) e incluye:

2 Sesiones personales con tu Educador Financiero.

Elaboración y entrega de tu Proyecto de Vida Familiar.

PREGUNTAS FRECUENTES

– Acceso a los videos
– 2 sesiones con el educador financiero (presencial u on line)
– Proyecto de vida personal o familiar

Si , hay un tiempo para visualizar los videos y tomar una decisión.

Los videos se ven on line y las sesiones con el educador financiero dependerá de la localidad donde resida el usuario.

El método con el que se presta el servicio de educación financiera sigue lo establecido en la norma UNI 11.402 de educación financiera de los ciudadanos, y las normas y documentos relacionados. En ningún momento del proceso de educación financiera se generan recomendaciones personalizadas de productos o servicios de inversión auxiliares. Las indicaciones que se dan al usuario son de tipo “estratégico” y sobre “tipología de productos”, es decir, el educador se abstiene de dar recomendaciones sobre productos o instrumentos específicos, ya que esa es labor de los intermediarios financieros y de seguros.